4 personajes de TV con los mismos problemas de dinero que vos

Enviado por Equipo Comparabien el Mar, 04/06/2019 - 19:56
¿Rachel de Friends y Walter White de Breaking Bad tenían algo en común contigo? Y es que sus problemas financieros no eran tan ajenos a la realidad. Échale una mirada a esta lista.

Todos tenemos un show o serie favorita. Nada como sentarse frente a la TV o la laptop, y ver a nuestro personaje preferido, ese que nos arranca sonrisas, lágrimas y hasta una que otra crisis nerviosa. Los éxitos televisivos han sido muchos y hoy por hoy, tenemos también plataformas como Netflix donde podemos continuar viendo más contenido.

Algo en lo que quizás no has pensado, es que muchos de esos personajes, en realidad, afrontan los mismos problemas financieros que vos. Tal como lo decimos, en medio de sus desamores, aventuras, problemas familiares y desafíos, puede que las finanzas no sean su tema favorito. Y cuando se trata de créditos, hipotecas, ahorros y cuidar los gastos, no son ningún ejemplo. ¡Incluso pueden tomar las peores decisiones!

Hemos preparado una lista con algunos de los personajes más conocidos y sus problemas financieros, para que compruebes que pueden ser iguales a los tuyos. Pero tranquilo, no solo queremos hablar del problema, sino de una que otra solución que podrían tomar en cuenta para darte esperanzas. ¿Quieres echarle un ojo a la lista?

Rachel de Friends
Rachel Green es, definitivamente, uno de los personajes más amados de toda la televisión. ¡Hasta puso de moda un corte de cabello! “El Rachel”. A lo largo de diez temporadas disfrutamos de sus idas y venidas en su relación con Ross, su crecimiento profesional (pasó de mesera a trabajar en una de las marcas más importantes de moda) y a su papel de madre. Pero ¿qué hay de sus hábitos financieros y sus decisiones? Algo que podemos decir de Rachel es que las compras eran su debilidad, sobre todo las emocionales. Compraba cuando estaba muy alegre, cuando estaba triste y hasta enojada. Pero no solo eso, también compraba snacks mientras estaba de shopping, aumentando los gastos.

Lo que Rachel necesitaba era colocar algunos límites y fomentar el hábito del ahorro. Y sobre todo, asegurarse de que estaba usando la tarjeta de crédito correcta, y que por cada compra estaba acumulando puntos o ganando descuentos.

Lily de How I met your mother
¡Oh no, aquí vienen los problemas! Lily Alen es uno de los personajes principales de How I Met Your Mother, y durante la serie pudimos conocer a fondo su relación con Marshall. Sin embargo, Lily tenía un serio problema con las compras, acumulando deudas por un monto grandísimo. ¡Y no le dijo nada a Marshall! Esto trajo problemas cuando quisieron comprar un departamento, porque, por supuesto, las tasas de interés eran altísimas y ambos estaban en el lío.

Definitivamente, ella habría podido usar una compra de deuda para refinanciar y pagar las deudas a un paso que fuera cómodo para ambos. Y algo más que añadiríamos es que debió ser sincera desde un inicio con su pareja, ya que sus problemas financieros se convertirían en los problemas de ambos.

Walter White de Breaking Bad
Bueno, Walter estaba produciendo dinero de manera ilegal, pero de eso se trató toda la serie, así que algo que podemos resaltar es qué hacía con él una vez que lo obtenía: ¡Lo guardaba en su casa! Era el ejemplo más claro de “guardar dinero bajo el colchón”. Walter estaba perdiendo toda oportunidad de generar intereses, de invertir y cualquier otro beneficio que hubiera podido sacar de ese efectivo. Eso fue hasta que otro personaje se encargó de la parte administrativa.

Entonces, ¿cuál sería el consejo para quienes tienen gran cantidad de dinero y la guardan en distintos rincones de su casa? ¡Consigan una cuenta de ahorros! Abran un plazo fijo, comiencen a invertir. Elijan la opción que les parezca más atractiva pero comiencen a generar intereses, porque de otra manera, están perdiendo muchas oportunidades.

Carry Bradshaw de Sex and the city
Todos los que han visto algunos episodios de la serie han podido comprobar que Carry llevaba un estilo de vida que a veces no podía costear. Su debilidad con las compras la llevaba a gastar hasta 40 mil dólares en zapatos sin tener un lugar donde vivir, comía fuera de casa prácticamente siempre, lo que nos lleva a preguntarnos, ¿y sus ahorros? Además, sus ingresos durante la serie no fueron exactamente estables.

Costear un estilo de vida lujoso no tiene nada de malo, siempre y cuando estés en posibilidades de pagarlo y tengas claras tus prioridades. ¿Te imaginas gastar 5 mil dólares en zapatos sin siquiera tener un fondo de emergencia o algunos ahorros? Entonces, ¿qué debió hacer Carry? Un poco menos de compras y más realidad: colocar una cantidad límite que gaste al mes, organizar su presupuesto y asegurarse de que estaba dejando algo en su cuenta para los ahorros mensualmente.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios