Cómo protegerse de la clonación de tarjetas o skimming

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 12/06/2015 - 14:31
Un delito que atenta contra tu dinero y tu identidad.

Estás almorzando fuera de casa y te toca pagar la cuenta, sacás la tarjeta, la pasás por la máquina POS y la mesera te indica que tu tarjeta fue rechazada porque ya no tenía fondos ¡y vos no has gastado nada!

Esta es una situación común de alguien cuya tarjeta fue clonada. La clonación de tarjetas o ‘skimming’ es un delito que se puede llevar a cabo en dos pasos:

1. Tu tarjeta debe ser pasada por un dispositivo mucho más pequeño que la máquina de transbank o POS y que guardará toda tu información: A veces los cómplices son los mismos meseros o vendedores de algunos establecimientos, quienes llevan el dispositivo en el cinturón o algún lugar poco visible y pasan tu tarjeta sin que vos te des cuenta.

2. Deberán obtener la clave de seguridad: Ya sea porque no la tapaste bien al digitarla o porque colocaron una cámara oculta en el cajero automático, el punto es que obtuvieron la clave.

Con la información y la clave, tu tarjeta ya puede ser clonada y puede ser utilizada para retirar efectivo. Y solo te enterarás cuando intentes realizar la siguiente transacción y te digan que no tiene fondos.

Entonces, ¿cómo podemos protegernos del skimming? Una opción alentadora son las tarjetas con chip, ya que es mucho más difícil obtener la información. Además, revisá los cajeros automáticos cada vez que planeas utilizarlos. Si ves algo sospechoso, mejor no usarlo.

Recuerda que si escogiste tu tarjeta de manera adecuada (elegiste la que te daba un menor costo y mayores beneficios), ¡también debés cuidarla de manera adecuada!

Si fuiste víctima de clonación, acudí a tu banco y luego a la policía para realizar la denuncia correspondiente. Las dos entidades iniciarán la investigación correspondiente.