Guía para no acabar tu salario en una semana y llegar a fin de mes

Enviado por Equipo Comparabien el Mar, 11/06/2019 - 20:01
Si el ahorro no es tu fuerte, es momento de hacer algunos cambios en tus hábitos diarios y usar el ingenio para reducir sus gastos y quedarse con más dinero.

Las personas que dicen tener suficiente con el sueldo que ganan son una especie en extinción. Lo más común es que escuchemos a la gente quejarse porque se acabaron muy rápido su quincena, están envueltos en deudas o no les alcanza para todo lo que necesitan.

Y es que esa es la realidad de muchos, pero lo cierto es que a veces se trata de malos hábitos que están arraigados en nosotros y que, sin darnos cuenta, nos perjudican. Entonces, para lograr un cambio y estar en una mejor situación, será necesario empezar a evaluar algunas cosas que realizas en tu día a día y las pequeñas decisiones que tomas, así como entender algunos trucos que te ayudarán a lograr el cometido.

Si piensas que llegar a fin de mes sin que tu salario se acabe es imposible, saca lápiz y papel porque es tiempo de tomar nota:

1. Analiza en qué se está yendo el dinero:
Una de las principales razones por las que no logramos ahorrar es porque no tenemos claro en qué estamos gastando. Entonces, el primer paso para analizar y cambiar nuestros hábitos debería ser hacer los cálculos y determinar a dónde se va cada peso.

Crea una lista donde especifiques los diferentes gastos que tienes durante el mes: arriendo, transporte, salidas, celular, servicios, tarjeta de crédito, entre otros. Mientras más detallado sea, mejor podrás evaluar cómo distribuyes tu dinero.

2. Identifica oportunidades de ahorro:
Una vez que tengas organizados tus gastos, es momento de decidir qué es lo que reducirás. ¿Realmente necesitas tomar tantos taxis? Podrías reemplazar algunos con más caminatas, buses o incluso, paseos en bicicleta. Si estás pagando un gimnasio, ¿podrías empezar a ejercitarte en casa?

3. Coloca un monto mínimo antes de usar tu tarjeta de crédito:
Una de las costumbres que más puede perjudicarte, es utilizar tu tarjeta de crédito para cada cosa pequeña. Al no “sacar” el dinero de tu cartera, pareciera como si no estuvieras gastando. Una táctica ideal es poner un monto mínimo para usarla, por ejemplo, 20 dólares. Si el gasto es menor, deberás pagarlo en efectivo o con tu tarjeta de débito.

4. Evalúa tus paquetes de servicios:
¿Tienes teléfono fijo? ¿Realmente lo usas? ¿Qué hay del plan de tu celular? ¿Utilizas todo lo que recibes? Cada cierto tiempo es conveniente evaluar los servicios que solicitas, así como las marcas que sueles comprar y comprobar si existe alguna versión más barata que podrías estar aprovechando. Aunque no lo creas, puedes ahorrar más de lo que piensas.

5. Evita las compras emocionales:
Un error que muchos cometen y que perjudica su presupuesto tiene que ver con las compras impulsivas o emocionales. Si sos de los que sale de compras cada vez que está triste, enojado o incluso como forma de celebración, detente y piénsalo dos veces, ya que en ese tipo de acciones radica la pérdida de dinero.

6. Separa tus ahorros de tus gastos:
Todos deben tener una cuenta que utilicen para realizar los pagos y guardar el dinero que usarán en las siguientes semanas, pero tus ahorros sí o sí deben guardarse en otra cuenta. ¿Por qué? Porque así reduces la tentación de gastarlo. Además, otra razón poderosa es que tu dinero comenzará a crecer, ya que, si eliges la cuenta adecuada, te pagarán intereses mes tras mes.

7. Planea sus gastos con anticipación:
Una de las maneras más efectivas de evitar que tus gastos te dejen en la ruina y acaben con tus ahorros es planearlos con anticipación. Si deseas hacer un viaje en seis meses, puedes calcular cuánto tendrías que ahorrar mensualmente para cubrir el costo y así evitar desbalances. Si necesitas hacer alguna compra, busca programarlas en un mes donde no tengas gastos adicionales, o cuando recibas el importe de tu prima de servicios.

8. Ten claro cuándo decir ‘no’ a las salidas y gustos:
A veces, uno de los principales motivos por los que gastamos de más es que nos negamos a perdernos de un fin de semana fuera con amigos. Lo cierto es que esas salidas representan un gasto importante de dinero y debemos saber escoger cuándo decir sí y cuándo no. No se trata de decir que no a todo, pero sí de lograr un equilibrio.

Ahorrar no tiene por qué ser imposible. Empieza a implementar estos cambios poco a poco y verás que antes de lo pensado, llegarás a fin de mes con parte de tu salario, y lo que es mejor, tus ahorros comenzarán a crecer.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios