¿Hora de mudarte solo? Te contamos todo lo que puedes hacer para poder pagarlo

Enviado por Equipo Comparabien el Jue, 30/05/2019 - 19:52
Mudarte a un departamento por tu cuenta no tiene por qué ser un sueño. Conoce lo que debes saber para costear los gastos y empezar a independizarte sin arrepentimiento.

Cuando eres adolescente, es muy común pensar en ti mismo a los 18 años, hecho un adulto, viviendo solo en tu apartamento y disfrutando la vida. Pero cuando alcanzas esa edad, la situación es muy diferente ¿verdad?

Pasan los años y sigues viviendo con tus papás, quizás aportando económicamente pero aún bajo su techo. Lo cierto es que independizarte no tiene que quedarse en un sueño. Quizás no lo hiciste a los dieciocho, pero sí puedes hacerlo a lo largo de tus veintes o treintas. No es imposible y ya son muchos los jóvenes que lo están haciendo. ¿Son millonarios o jóvenes prodigios con grandes trabajos? No, lo más probable es que sean como tú, con un trabajo estable y con muchas ganas de empezar a formar su propio camino.

Pero la pregunta del millón y lo que probablemente ocupa todo tu pensamiento es ¿y cómo pagarlo? ¿cómo empezar a vivir solo y no ahogarte en deudas en el proceso? Estos son algunos puntos que debes considerar:

Sobre el lugar:
Lo más conveniente es que elijas mudarte con roommates o compañeros de cuarto. Compartir el departamento con una, dos o hasta tres personas, te permitirá ahorrar en el costo de alquiler y elegir una zona céntrica. No todos los departamentos tienen dos o tres baños, por lo que en muchos casos el baño es compartido, mientras que en otros, quien está dispuesto a pagar algo más por el alquiler, se queda con la habitación que incluye el baño.

Por otro lado, algunos departamentos vienen amoblados, de manera que en la habitación ya encuentras una cama y algunos muebles; en la cocina ya hay electrodomésticos y así en todo el lugar, mientras que otros no incluyen nada. Debes evaluar qué opción es la más conveniente para ti y quienes se mudarán contigo.

Hoy en día existen muchas aplicaciones que te ayudan a ubicar departamentos en alquiler y compañeros de cuarto, pero siempre puedes consultar entre tus amigos y pedir referencias, ya que así puedes evitar malos ratos y sorpresas desagradables.

Sobre la mudanza:
Irte a vivir solo definitivamente requerirá de cierta inversión de dinero. Si el departamento es amoblado, la cantidad de cosas que debes llevar será menor, pero aún así es posible que necesites alquilar una camioneta de mudanza pequeña para todo lo demás. Este será uno de los principales gastos que debas hacer.

Si el departamento no es amoblado, sí o sí necesitarás llevar algunos elementos básicos como cocina, microondas, refrigeradora, entre otros. Si vas a vivir con otras personas, no es aconsejable realizar una compra entre todos, ya que, si alguien luego decide mudarse, definitivamente querrá que le devuelvan “su parte” de todo.

Una opción es que cada uno se encargue de llevar algo, por ejemplo, alguien lleva la refrigeradora, otro la cocina, y así sucesivamente. Puede parecer un gasto infinito, pero al hacer las cuentas verás que no es así, y una vez más, dependerá del tipo de lugar que busques.

Gastos de instalación:
Otro desembolso que tendrás que realizar será para los gastos de instalación de repisas, muebles, alacenas, entre otros. Si sabes realizarlos o algún familiar cercano, podrás ahorrar en eso, si no, deberás contratar a alguien para que lo realice.

Sobre los gastos mensuales:
Los gastos compartidos son los que guiarán la convivencia con tus compañeros. Por ejemplo, pueden acordar que los servicios se incluyan en el precio que pagan mensualmente, o dividir la cantidad total del mes (agua, luz, teléfono, mantenimiento, etc.) entre el total de personas. En cuanto a la comida, lo más común es que cada uno se ocupe de lo suyo, pero también pueden acordar que cada persona cocina un día a la semana, así ahorran tiempo y esfuerzo. Todas esas dinámicas son bastante particulares y dependerán del grupo que se forme.

¿Cómo pagar por todo?
Básicamente, una de las principales opciones es recurrir a tus ahorros. Lo ideal es que ahorres por unos meses antes de empezar el proceso de mudanza, así podrás costear todos los gastos sin problemas. Ahora, si tus ahorros no han prosperado, también puedes recurrir a tus papás y pedir dinero prestado.

Por otro lado, otra opción para costear los gastos es a través de un préstamo personal. Puedes sumar cuánto necesitas y solicitarlo a una entidad financiera, de manera que puedas realizar las compras básicas, pagar por la mudanza y la garantía, y devolver el dinero de a pocos en las cuotas que decidas.

Mudarse solo puede parecer como un gran gasto, pero lo que te ayudará es aterrizar todos los gastos, hacer una lista y ver todas las opciones que tienes. De esa manera, podrás escoger la mejor. Además, es muy importante controlar tu presupuesto para poder ahorrar una parte del dinero y así el financiamiento que necesites será menor.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios